MOVER-SE

MOVERSE

En los últimos días ha estado muy presente este tema, mover-nos para alcanzar lo que queremos. Ha estado presente tanto en las personas de mi entorno, como con mis clientes y por supuesto en mí misma.

En muchos casos nos cuesta trabajo, requiere tomar decisiones, actuar, renunciar a comodidades o costumbres e incluso salir de nuestra zona conocida o zona de confort. Detrás de esto están nuestros miedos, creencias, la incertidumbre, nuestro linaje familiar e incluso experiencias anteriores.

Tomar decisiones nos lleva a hacernos responsables de sus consecuencias, de lo que ellas traigan y claro pueden generar dudas e incertidumbre. Sin embargo no tomarlas nos deja a la deriva, a que la vida y las circunstancias decidan por nosotros y pueden ser resultados o caminos que realmente no queríamos transitar. Certeza de las consecuencias de una decisión no tenemos, sí la claridad de nuestro ser interno que puede ser nuestro mejor consejero y guía para este proceso.

Como gran obstáculo están nuestros miedos, miedo a lo desconocido, a no ser suficiente, a no estar listo, al ridículo, a exponerse, a la escasez y las carencias, al éxito, al fracaso, etc... Cualquiera de ellos es fuerte, potente y puede impedir que nos movamos, llegar a superarlo completamente no es fácil, podemos movernos con él. Utilizarlo para generar adrenalina y darnos un impulso extra para lograr eso que queremos. Fácil y cómodo no es, sin embargo con un trabajo interno y en algunos casos con el apoyo de un profesional puede ayudar a dirigirnos hacia ese proceso de impulso y plataforma para ir hacia donde queremos.

Dentro de las limitantes que podemos tener están también nuestras creencias, que son los cimientos sobre los que hemos edificado nuestro actuar, nuestros pensamientos e ideas. Un coach puede ayudar con este trabajo de identificación de estas creencias que nos paralizan e incluso modificarlas.

Adicionalmente están los mandatos familiares, inconscientes y muy potentes; que por lealtad al clan familiar podemos impedir-nos movernos e incluso renunciar a aquello que realmente deseamos para nuestras vidas. En este caso puede resultar muy útil y sanador hacer un trabajo de constelaciones familiares.

Movernos e ir hacia aquello que queremos, hacia lo que nos apasiona y deseamos puede ser un camino muy satisfactorio, de grandes recompensas y crecimiento; siempre y cuando decidamos iniciar el viaje y disfrutemos el proceso.

El primer y gran paso es: INICIAR.

Así le decimos a la vida, al universo, a los demás y a nosotros mismos: aquí voy y mi objetivo es: ______________

¡Vamos a MOVER-NOS!

Abrir chat
¡Escríbeme! / Get in touch!